Los 5 escritores norteamericanos contemporáneos que más admiro

Antesescribiendo de comenzar a enumerar los cinco nombres prometidos en el título del post, he de aclarar que mi género literario favorito, sobre el que más leo y también sobre el que yo misma escribo, es el drama contemporáneo realista. A veces leo también novela histórica, pero pocas veces me adentro en géneros como la ciencia ficción o la fantasía (con algunas excepciones). Por tanto, la lista que sigue a continuación responde en gran medida a mis intereses literarios, y por tanto, no aparecerán aquí los grandes genios de la ciencia ficción o la literatura de terror, por citar algunos géneros sobre los que no conozco casi nada.

1. Jonathan Franzen

Quizás no sea muy original incorporar a Franzen en mi listado en el número 1, ya que para muchos críticos es el mejor novelista norteamericano del siglo XXI y sus novelas han ganado algunos de los premios más prestigiosos. No suelo dejarme llevar por la fuerza congénita de los bestsellers ni por la influencia autoritaria de los premios literarios. Pero en este caso, coincide el hecho de que este escritor tan mimado por la crítica y tan asiduo a los reconocimientos públicos, es realmente bueno y escribe de la forma que más me gusta y sobre los temas que más me atraen.

Franzen es único retratando los problemas y miserias de la clase media norteamericana. Sus personajes son personas normales, muchas veces pertenecientes a familias desestructuradas: hijos que odian a sus padres, padres que no soportan a sus hijos, hombres y mujeres que sufren los estragos de la infidelidad, que están cansados de arrastrarse por la vida, que buscan su sitio y no lo encuentran. Disfruté muchísimo su novela Libertad, uno de los libros que más me han gustado en los últimos años. Me encanta su forma de retratar el drama con un humor negro e inteligente. Aún recuerdo escenas de ese libro que me hicieron llorar de risa, al mismo tiempo que sufrí con los personajes. A veces me acuerdo de Walter Berglund y su extravagante teoría sobre la superpoblación. Aún recuerdo los corrosivos diálogos de Walter y su esposa Patty. Sólo cuando pasan los años y no olvidas los nombres de los protagonistas y algunos de los pasajes, podemos decir que un libro ha dejado huella en tu memoria literaria (quizás también en tu vida).

2. John Irving

Este autor no es exactamente de la misma generación que los otros cuatro de la lista, ya que es algo mayor que los demás. Sin embargo, sigue vivo y continúa escribiendo, por tanto lo considero igualmente un escritor contemporáneo.

En realidad, sólo he leído una novela de este escritor, El mundo según Garp, pero me resulta más que suficiente para considerarlo en esta lista por la calidad literaria de la obra, por lo mucho que la disfruté y por lo inolvidables que me resultan sus protagonistas. En concreto, el personaje de Jenny Fields fue objeto de tantos comentarios entre mi pareja y yo (que en muchas ocasiones leemos los mismos libros al mismo tiempo) que le pusimos el nombre de Jenny a un ficus que tuvimos un tiempo en casa (sí, somos muy frikis, tanto que hasta nuestro propio hijo tiene también un nombre literario). El mundo según Garp está lleno de personajes excéntricos que a su vez sufren las desventuras del mundo real. De este libro me maravilló la facilidad del autor para combinar escenas de lo más extravagantes y humorísticas, con otras de un dramatismo brutal. También me pareció curioso, aunque no es la primera vez que lo veo (de hecho incluso en El Quijote aparece) su forma de insertar relatos independientes dentro de la novela (si mal no recuerdo, hay dos relatos que aparecen insertados entremedias con la excusa de que los escribe Garp, el protagonista principal). Igualmente me resultó divertido que introdujera algunas semejanzas curiosas entre el protagonista y él mismo (ambos son escritores y ambos practican la lucha libre, un deporte que aparentemente no “pega” mucho con el oficio de escritor).

3. Donna Tartt

Hace relativamente poco publiqué una reseña en el blog sobre la obra El jilguero, escrita por esta autora. Lo más sorprendente de esta escritora es que tiene en su bagaje literario tres novelas escritas. Las tres tienen más de mil páginas de extensión y hay una diferencia de unos diez años entre la publicación de la primera y la segunda, y entre la segunda y la tercera. Es decir, no sé si esta mujer trabajará en otra cosa además de escribir sus novelas, pero en teoría ha dedicado alrededor de una década a la elaboración de cada una de ellas. Esto me resulta sorprendente y admirable por varios motivos. Primero, porque vivimos en una sociedad de consumo salvaje, donde parece que lo único que importa es producir y consumir, producir y consumir, y esto se aplica a todos los ámbitos (también a la literatura, porque el libro es un producto que también da dinero). En su caso, esperar diez años para publicar una novela supone que ha dedicado una cantidad ingente de horas y que no le ha importado que el público y la crítica pudieran olvidarla.

Como expliqué en la mencionada reseña, Donna Tartt describe en su obra El jilguero la trayectoria vital de un niño cuya vida cambia de la noche a la mañana cuando su madre muere en un ataque terrorista. Pese a las más de mil páginas, su prosa no es aburrida y tiene ritmo, ya que la trama general del niño desamparado que debe buscarse la vida, se ve aderezada por una serie de elementos que la hacen muy entretenida (el robo de una obra de arte, el mundo de las antigüedades, las mafias del Este…).

4. Paul Auster

No he leído la extensa bibliografía de este escritor al completo, pero puedo decir que los libros que he leído me han parecido lo suficientemente buenos y originales como para incluir a este escritor en esta lista. Lo que más me llama la atención en la literatura de Paul Auster es su maestría a la hora de experimentar con todo tipo de mecanismos literarios que rompen la narración secuencial y unilateral de la historia: libros donde se combinan en una misma obra la primera, segunda y tercera personas narrativas, historias dentro de historias, distopías mezcladas con el mundo real…

Tengo todavía mucho que explorar sobre este prolífico escritor al que muchos consideran autor de culto.

5. Jeffrey Eugenides

Este norteamericano descendiente de emigrantes griegos, es otro de los grandes nombres de la narrativa estadounidense actual. Tengo pendiente leer su obra Middlesex, que por lo que tengo entendido es la más lograda de las escritas por él hasta ahora. Sin embargo, disfruté bastante leyendo su novela La trama nupcial, una obra protagonizada por tres universitarios entre los que se produce una especie de triángulo amoroso. Se trata de un libro repleto de alusiones literarias, sobre todo de autores de la época victoriana (ya que la protagonista femenina está haciendo una tesis sobre este tema) y también sobre libros de carácter religioso (puesto que uno de los personajes masculinos siente una fuerte atracción por el mundo religioso y espiritual). Me sorprendió el gran bagaje literario y cultural que exhibe Eugenides con esta ingente cantidad de menciones literarias. Desde luego da la sensación de que se ha leído absolutamente todo lo que referencia. Me gustó también la forma en la que cada personaje aporta su punto de vista sobre la historia, así como su manejo de personalidades complejas, incluso en uno de los casos, sacudida por una enfermedad mental.

Ésta es mi pequeña lista. Faltan, obviamente, muchos autores que no menciono (bien porque no los he leído o porque no los he considerado relevantes para mi top 5). ¿Te gustaría recomendarme alguno?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Top 5 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los 5 escritores norteamericanos contemporáneos que más admiro

  1. Hola, Mayte. Felicidades por el blog y por la reseña. Desde que creaste este rinconcito de literatura me he vuelto un ferviente seguidor tuyo, tanto que leí tu única novela y disfruté muchísimo. No se puede decir que se parezca a la trama general de los libros de cuyos autores has hablado en tu reseña pero tiene indudablemente una prosa muy cuidada e interesante.
    Respecto a la lista, sin duda repetiría nombres aunque quizás no en ese orden. Pero añadiría un nombre más que en el momento en que la descubras me darás la razón: Lionel Shriver, mujer, también norteamericana y seguidora de esa misma corriente literaria que tan bien has explicado en la reseña.
    Un saludo y hasta otra!

  2. No puedo recomendarte ninguno porque no me muevo en estos ámbitos pero me gustaría saber si también eres leida de autores norteamericanos de otras épocas, o de otros géneros (por ejemplo poesía, que últimamente me resuena más que la narrativa).

    A la mente sólo me viene Walt Whitman, que me parece fantástico.

    • Mayte Blasco dijo:

      ¡Hola!
      De escritores norteamericanos he leído también a algunos que pertenecieron a la llamada “Generación perdida” y que escribieron durante la primera mitad del siglo XX (Ernest Hemingway, Francis Scott Fitzgerald…). Tengo pendiente leer algo de William Faulkner, que también pertenece a esa generación y, aunque su literatura parece compleja, me atrae mucho.

      En poesía estoy más perdida últimamente. Tuve una época de mi vida en que leía y escribía poesía, pero hace tiempo que no retomo ese género que tanto me aportó en los tiempos en que empecé a aficionarme a la literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s