Fertilidad

pies en la camaEn el silencioso edificio del barrio residencial no se escucha ningún ruido, salvo los gemidos profundos de él y los jadeos fingidos de ella. Sus cuerpos desnudos reposan más tarde sobre la cama con las piernas dobladas hacia un lado, encajados como dos piezas de puzle con los bordes desgastados de tanto uso. Él lamenta en voz alta su mala fortuna, la maldición que les condena desde hace años a la vida solitaria sin descendencia. Ella suspira y se levanta despacio. Su marido conoce esa costumbre postcoital suya de beber un vaso de agua en la cocina. Llena el recipiente de cristal directamente del grifo y, después, en un gesto rápido y decidido, extrae una pequeña píldora de la caja escondida detrás de la nevera.

Anuncios
Publicado en Relatos | Etiquetado , | 5 comentarios

En el cielo

nubesPorque el destino mira siempre al frente, tomó impulso y saltó al vacío. Había
retrasado demasiado ese momento por temor a lo desconocido. Ahora la nada
la acariciaba con sus manos frías mientras descendía en caída libre alejada ya
de todo sufrimiento. Parecía como si estuviera nadando en un vaso gigantesco
de agua transparente y creía sentir algo parecido a la felicidad olvidada. Su
cuerpo se agitó de repente al extenderse la enorme tela y divisó desde lo alto,
aún diminutos, a sus compañeros de la escuela militar. Se sentía una heroína
surcando los cielos.

———————————————————————————————————-

Este microrrelato ha sido seleccionado entre los 20 finalistas del VII Concurso Marzorrelatos, organizado por el Punto de Igualdad Municipal (PIM) de Espartinas (Sevilla) en colaboración con la Biblioteca Pública Poeta José Luis Nuñez, con objeto de fomentar la transmisión de valores igualitarios a través de la creación literaria. 

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 13 comentarios

Descansa en paz, compañero

En este mundo bloguero donde no nos vemos ni escuchamos, donde lo que sabemos los unos de los otros se basa únicamente en nuestra forma de escribir, resulta asombroso el cariño que se le puede llegar a tomar a algunas personas. Con algunos blogueros sientes más afinidad que con otros, hasta el punto de echarlos de menos cuando pasa el tiempo y observas un vacío donde antes había publicaciones y comentarios.

Una no se pone en lo peor cuando echa en falta la presencia de algunos compañeros, pero esta vez, lamentablemente, ha ocurrido lo peor.

Antonio Llamas era un escritor formidable, con una prosa cuidada y deliciosa, y no me cabe la menor duda de que había una excelente persona detrás de sus palabras. Le encantaba escribir historias realistas, donde muchas veces un chico conocía a una chica, pequeñas historias de amor que podían ser reales, que podían pasarnos a cualquiera de nosotros a lo largo de nuestras vidas. Me encantó el texto que escribió a petición mía en Navidad, igual que deleitó a otros muchos compañeros con sus textos a medida, lo que daba muestra de su enorme creatividad y generosidad.

Desde aquí, mi más sentido pésame a sus familiares y amigos. Descansa en paz, compañero.

Publicado en Reflexiones sobre la escritura | Etiquetado | 21 comentarios

Tarot

cartasDos meses habían transcurrido desde el día en que la tragedia le fue anunciada en aquellas cartas de colores vivos e imágenes inquietantes. Dos meses de angustia en que la muerte acechaba a cada paso que daba. Al principio, decidió tomar todas las precauciones que estaban en su mano: cruzar la calle solo cuando el semáforo estuviera en verde para los peatones, cortar la llave del gas cada vez que terminaba de ducharse, usar una mascarilla protectora en el metro y en otros lugares concurridos con objeto de evitar posibles infecciones… Pero enseguida su prudencia le pareció insuficiente. Caminaba por la calle con miedo a que alguien la acuchillara por la espalda, a que una teja se desprendiera de un edifico y partiera su cráneo. Los peligros se encontraban por todas partes y no había forma de sortearlos. Se dio cuenta de que pronto llegaría el día anunciado y de que ella no podía hacer nada para impedirlo.

Cuando se cumplía el día número sesenta de la profecía, un fuerte dolor de cabeza la despertó de madrugada. Se tomó un analgésico, pero el dolor era tan intenso que la pastilla no sirvió de nada. Decidió ingerir una segunda píldora, cuyo efecto empezó a notar transcurridos unos minutos. El alivio fue reconfortante; hacía mucho tiempo que no se encontraba tan bien. Observó la caja de analgésicos mientras una idea escalofriante encajaba en su cabeza. Ingirió otra pastilla. Y después otra. Y otra. Y así, la predicción de las cartas se cumplió por fin.

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 19 comentarios

Ángela: el despertar del amor y de la espiritualidad

Lídia Castro, escritora y bloguera muy apreciada por mí y por muchos de los que transitamos estos espacios cibernéticos, escribió con diecisiete años esta pequeña y deliciosa obra titulada Ángela: el despertar del amor y de la espiritualidad.

Puedo imaginarme a una Lídia Castro adolescente sentada frente a una mesa de madera en la soledad de su habitación, llenando páginas y páginas de un cuaderno de hojas cuadriculadas porque tal vez, en aquellos lejanos años de mediados de los 90, no tuviera un ordenador personal donde poder escribir. Puedo imaginármela acudiendo a la biblioteca pública, buscando en un atlas un lugar de la geografía norteamericana que le cuadrara para ubicar su historia…

Aunque Lídia, ya adulta, realizó una revisión de la novela —supongo que se trataba de una corrección necesaria para la publicación de la obra—, el libro conserva totalmente la esencia de esa juventud con la que Lídia lo escribió. Se trata de una novela corta escrita con un lenguaje sencillo y destinada a un público juvenil, aunque también la recomiendo para lectores adultos que todavía no hayan olvidado su adolescencia.

La protagonista del libro es una chica llamada Ángela que vive en un pequeño pueblo del estado de Iowa, en Estados Unidos, junto a su familia. La historia se desarrolla durante la Navidad del año 1971-1972. La visita de su tío Jack, viajero y escritor muy vinculado a las corrientes espirituales budistas e hinduistas, así como la repentina enfermedad de su padre, conducen a Ángela a un cambio drástico en su forma de pensar y de vivir. Al mismo tiempo, la novela cuenta la relación de la protagonista con su mejor amigo, Kurt. Entre ellos comenzarán a surgir sentimientos que trascenderán la barrera de la amistad.

Me ha llamado mucho la atención que Lídia haya escogido un lugar tan remoto y desconocido para situar la ubicación de su historia. Tal vez en la época en la que la escribió se sentía atraída por ese país (reconozco que a mí también me pasaba; tanto cine y series yanquis al final influyen poderosamente en nuestras preferencias). En cualquier caso, Lídia realiza una buena recreación de ese pequeño pueblo de la América profunda. También hace referencia a detalles históricos sucedidos en Estados Unidos: el asesinato de Martin Luther King, la leyes de segregación racial… Si tenemos en cuenta que el libro lo escribió siendo aún menor de edad, hay que reconocerle un enorme mérito.

Un detalle metaliterario que me ha parecido curioso es la mención de un libro titulado Sana animarum. La protagonista lee este libro en un momento dado de la historia. Supuestamente se trata de un libro escrito por su tío Jack, aunque la realidad es que este libro existe verdaderamente y también está escrito por Lídia (aún no lo he leído, pero lo haré).

En definitiva, me ha parecido una lectura entretenida y ligera que me ha ayudado a conocer más a la autora. Porque como siempre que leo un libro de alguien conocido —en este caso conocido de forma virtual—, me pregunto cuánto habrá de la autora en la protagonista de su obra.

Publicado en Reseñas literarias | Etiquetado | 12 comentarios

El Blog de Mae en los Premios 20 Blogs

blogHoy comienzan las votaciones de los premios 20 Blogs y mi pequeño espacio El Blog de Mae se presenta en la categoría Personal.

Durante los últimos dos años, con mayor o menor frecuencia de publicación en función del momento, he compartido aquí reseñas literarias, algunas reflexiones, y sobre todo relatos y micorrelatos. También os he incordiado un poco con la promoción de mi novela y los pequeños éxitos literarios que he ido logrando.

Si eres lector/a asiduo u ocasional de este blog y si alguna vez mis relatos te han divertido, emocionado o sorprendido, tal vez quieras entonces votar por mí en este enlace. Hay que inscribirse (si no estás inscrito ya) y después hacer clic en el enlace “vota a este blog”. Las estrellas no sirven como votos.

Me presento a estos premios con escasas pretensiones, porque somos muchos los inscritos y algunos blogs son de una calidad muy alta (incluyendo los de algunos amigos que he conocido gracias a WordPress). Pero los concursos están para eso, para presentarse e intentarlo. Mientras duran, una siempre conserva dentro una pequeña ilusión.

Gane o no gane, tengo que decir que me encantaría ser al menos finalista en el concurso y que otros amigos blogueros también lo sean para encontrarnos allí. Por fin podría veros a algunos de vosotros y hablar en persona. Sería extraño y divertido al mismo tiempo, ¿verdad?

Publicado en Premios | Etiquetado , | 70 comentarios

La excavación

herramientas arqueologicasElla llegó con retraso a la reunión. Justo cuando salía de casa surgieron algunos contratiempos con su bebé y tuvo que cambiarle de ropa varias veces antes de dejarlo en la guardería.

Sus compañeros, los más insignes arqueólogos del país, la esperaban reunidos en torno a una mesa en la que se encontraban expuestas las piezas más destacadas halladas recientemente en la excavación. En concreto, uno de los objetos había provocado entre los expertos un enorme desconcierto. Se trataba de un palo de madera en cuyo extremo había unas cuantas conchas engarzadas con cuerdas. La mayoría de las conchas habían llegado al momento presente bastante deterioradas, pero el objeto se conservaba en un estado aceptable ya que había sido hallado en lo que parecía ser una sepultura familiar. Probablemente, nadie había tocado aquellas piezas y aquellos restos humanos desde el día en que fueron enterrados varios miles de años atrás.

Antes de que ella llegara, los arqueólogos parecían haber alcanzado el consenso de que aquel objeto debía de tener una finalidad ritual, tal vez una forma de ahuyentar a los malos espíritus. No obstante, quisieron saber la opinión de su compañera arqueóloga. Ella tomó el objeto con cuidado y lo observó detenidamente durante algunos minutos. De repente, para sorpresa y espanto de sus colegas, comenzó a agitar aquel extraño artefacto, generando así un agradable tintineo por el choque de unas conchas con otras.

—Es bastante obvio —dijo, devolviendo la pieza a la mesa—. Este objeto es un sonajero.

Sus compañeros se miraron incrédulos. Su asombro aumentó cuando ella extrajo de su bolso un objeto de plástico de colores brillantes con cuatro cascabeles que colocó junto al artefacto prehistórico hallado en la excavación. Su parecido era más que razonable.

———————————————————————————————————-

Este relato está inspirado en un interesante artículo que me recomendó mi amigo Jorge Camacho, Los juguetes invisibles de la prehistoria.  Durante mucho tiempo, los niños y las mujeres fueron invisibles en la interpretación arqueológica. En una disciplina históricamente dominada por los hombres y sus sesgos, el hecho de que un artefacto prehistórico pudiese haber pertenecido a un niño seguramente ni se les pasaba por la cabeza. Os recomiendo su lectura.

Publicado en Relatos | Etiquetado | 13 comentarios

Un poema en el Día Mundial de la Poesía

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Poesía y como homenaje personal voy a hacer algo que nunca había hecho hasta ahora. Voy a publicar en mi blog un poema escrito por mí. Hace muchísimo tiempo que no escribo poesía, pero tengo bastantes poemas guardados de la época en la que era una joven amante de las letras un poquito atormentada (es imposible no serlo cuando tienes veinte años y lees poesía).

El siguiente poema lo escribí en el año 2000 y he elegido éste porque al mismo tiempo es un homenaje a uno de los poemas más bellos (desde mi punto de vista) escrito por uno de los más grandes autores españoles de todos los tiempos.

Serán ceniza, mas tendrá sentido,
polvo serán, mas polvo enamorado.

(Francisco de Quevedo)

Deja que mis ojos se apaguen,

que se detengan mis pupilas.

Deja que mi cuerpo débil

acabe de destruirse, que termine

la fiebre de quemar mis entrañas,

y que el último soplo del mundo

lo desplome para siempre.

Deja que, delirando, encorvado

sobre su báculo dolorido, ordene

el corazón al organismo detener

los complejos mecanismos

de la vida.

Que mis manos se enfríen,

que mis labios palidezcan, y que

palidezca mi piel morena y tenue,

como la voz de los niños.

Deja que me asome a

la puerta del cielo,

para ver si existe.

O si no, convertida en polvo,

desde mi nuevo hogar oscuro,

deja que mire cómo pasarán

los días sin mí, cómo el mundo

seguirá viviendo, cómo tú seguirás

viviendo, ajenos ambos a quienes

ya no pintan nada,

a quienes ya no sienten

nada excepto amor.

Publicado en Reflexiones sobre la escritura | Etiquetado | 11 comentarios

Inversiones de riesgo

billetesYa se las apañarían para pagar las facturas. Lo importante en ese momento era invertir: una casa en Lavapiés, otra en la Avenida de América, acciones en la compañía eléctrica… Por desgracia, los negocios no funcionaron según lo esperado. El poco efectivo que les quedaba se agotó con el pago de impuestos y el abono de un par de multas. Una vez más, habían perdido otra partida de Monopoly.


Con este microrrelato he participado en el concurso de la Semana 21 de la XI Edición de Relatos en Cadena.

 

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 6 comentarios

Voces

cruzHacía casi dos milenios que lo habían crucificado. El mundo se había convertido en un lugar sucio y depravado, y se sentía terriblemente decepcionado. Me lo decía cada noche, susurrándome al oído. Me pedía que le ayudara y yo juré que daría un escarmiento a esos pecadores descreídos. Ahora, abandonado en esta celda solitaria, he dejado de escucharle por las noches. Su voz ya no me alienta y son los gritos de dolor de aquellos hombres los que acompañan mi desvelo.


Con este microrrelato participé en el concurso de la Semana 19 de la XI Edición de Relatos en Cadena.

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 18 comentarios