La soledad

desordenLa primera vez que lo vio, se encontraba explorando su colección de reproductores de vídeo antiguos. Antonio y ella habían comprado uno poco tiempo después de que salieran al mercado los primeros VHS. ¡Cuánto les gustaba tumbarse en el sofá los sábados por la noche a ver películas alquiladas en el vídeo club del barrio! El animal se escondió cuando ella se acercó furibunda con una escoba en la mano; no podía consentir que ensuciara esos aparatos.  Minutos después, observó su curioso hocico asomarse por debajo de su colección de peluches. Su hija adoraba los animales de peluche cuando era pequeña. Tenía muchísimos, casi tantos como ella ahora. El mamífero desapareció nuevamente cuando ella le atacó con su arma improvisada, pero enseguida distinguió su larga cola y su pelo negro y basto merodeando por su muestrario de latas de cerveza. Un estruendo se sintió cuando ella saltó con la escoba tratando de atinar sobre el cuerpo escurridizo del maldito roedor. El suelo se vino abajo, y sobre ella cayeron sus reproductores de vídeo, sus animales de peluche, sus latas de cerveza, sus televisores, sus periódicos, sus bombonas vacías de butano…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a La soledad

  1. mialmarural dijo:

    ¡Ostras, Paula! Buen microrrelato. Bien construido, con el ritmo necesario en la trama para que sea un placer leerlo. Y el final, genial, me cogió por sorpresa.
    Un beso.

  2. Elficarosa dijo:

    Que triste realidad has retratado y que real, conozco un caso muy duro. Eres muy buena escribiendo, te admiro.

    Besos primor.

  3. Claro ejemplo de síndrome de Diógenes, me temo. Muy bien descrito, Mayte. Un abrazo 🙂

  4. Que temática más compleja y a la vez triste. Muy bien descrito. Un abrazo Mayte.

  5. lunapaniagua dijo:

    Otra enfermedad, socialmente a menudo no tenida en cuenta, que relega al enfermo a la soledad y al abandono.
    Muy bueno, Mayte, como siempre concentras y transmites una barbaridad.
    Un beso y buen día 🙂

  6. torpeyvago dijo:

    Un reflejo vital absolutamente real que siempre es más duro cuanto mejor está escrito y descrito. Y el final, increíble.

  7. lunapaniagua dijo:

    Sí, tendría sentido… triste, n todo caso.

  8. sadire dijo:

    Me alucinas con tus micros. Tanto en tan poco. Enhorabuena!

  9. La mente rellena huecos de forma increíble; conocí varios casos desafortunadamente.
    Perfecto, Mayte.
    Un beso

  10. carlos dijo:

    Al menos de esta me libro por los pelos Mayte, una semana entera poniendo orden el el sótano dió fruto a tiempo y se fueron todos esos chismes al punto limpio. Acaparar trastos inútiles es una práctica muy común. Lo que ignoro es si se puede evitar. Un besazo.

  11. macalder02 dijo:

    Son tan cortos pero a su vez nos deja pidiendo más. Vale la pena seguir hurgando en tu blog. Es fantástico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s