Turismo extremo

ruinasSabíamos que iba a ser duro, pero deseábamos conocer aquella ciudad que en el pasado había gozado de tanto esplendor. Era casi insoportable caminar bajo ese sol abrasador, porque aunque estábamos en pleno invierno, durante el día las temperaturas no bajaban de los cuarenta grados. Mientras caminábamos por la ruinas, de vez en cuando nos encontrábamos a otros turistas que al igual que nosotros querían conocer de primera mano los lugares emblemáticos que solo habíamos visto en películas, vídeos o fotos. Resultaba trágico contrastar la soledad fantasmagórica de las grandes avenidas vacías con las imágenes de esas mismas calles atestadas de gente paseando, de coches circulando, de luces encendidas… Cuando llegamos a la famosa fuente, quise hacerle una foto para enseñársela a mi abuelo cuando volviéramos a casa, pero el aspecto decadente de la Cibeles era demasiado penoso. Era mejor que la recordara como era en esas fotos de 2016, cuando fue allí a celebrar la victoria de su equipo de fútbol.

25 comentarios en “Turismo extremo

    1. Casi en noviembre y de día vamos en manga corta. Ayer leía que tres cuartas partes de España corren peligro de desertificación… Tal vez muchos lugares en un futuro acaben siendo inhabitables y es horrible pensar en ello. Un beso, Carlos

  1. Un texto muy acertado Mayte. Justo hoy hubo quejas generalizadas, o sea de los dos, a la hora de la comida, tanta política y ningún medio dice nada sobre lo rápido que hemos alcanzado el peor modelo previsible. ¿Será porque esta cuestión del calor y la sequía tampoco tiene remedio? Un besazo.

  2. Quizà sucede tambièn cuando visitamos antiguas ciudades que hemos conocido atravès de la historia, nos envuelve una cierta disiluciòn.
    Me acordè de Mèxico en ruinas, despuès del temblor màs reciente.

    Feliz domingo.

  3. Sí, claro que algún día será una realidad. Todas las ciudades fueron fundadas para ser abandonadas y convertirse en ruinas. Tardará un año, diez, cien, mil. Pero lo hará.
    Muy bien escrito y muy inquietante.

  4. Pingback: Turismo extremo — El blog de Mae – Zootecnia

  5. Pingback: Turismo extremo — El blog de Mae – Servicios Hoteleros Solis

  6. Pingback: Turismo extremo — El blog de Mae – Soy Ricardo

  7. Pingback: Turismo extremo — El blog de Mae « Empezando Una Nueva Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s