Yo no leo bestsellers

cafeteríaPor aquel entonces yo estudiaba Filología Hispánica y estaba obsesionada con la literatura. Solía comer en la cafetería de la universidad mientras leía ediciones comentadas de los grandes clásicos. También llevaba siempre conmigo un cuaderno que garabateaba a menudo con intensos poemas atormentados. Él era un chico muy atractivo, estudiante de Derecho, y yo era un completo estereotipo de chica introvertida aspirante a escritora. Él solía comer acompañado de sus amigos y yo le observaba de reojo. Tal vez no fuera mi tipo. Definitivamente no lo era, pero me gustaba mirarle. Además, su amor no correspondido contribuía a alimentar ese tormento que tan bien me venía para desempeñar mi papel.

El destino quiso que un día nos juntáramos en la misma mesa a la hora de comer. La cafetería estaba abarrotada y él no encontró ningún otro sitio libre. Ese día, además, estaba solo.

—¿Te importa si me siento aquí? —me preguntó.

No tenía muy claro si quería que se sentara a mi lado. Yo era extremadamente tímida y no se me ocurría de qué podría hablar con él.

—No, no me importa. Siéntate si quieres —le dije, más por educación que por un verdadero deseo de conocerle.

Ese día llevaba conmigo un ejemplar de El Quijote que tenía desgastado de tanto releerlo. Mientras comía, mi mirada se concentraba por enésima vez en el pasaje del retablo del Maese Pedro.

—¿Qué estás leyendo? —me preguntó él, con una simpatía espontánea.

­—El Quijote.

—¿Y te gusta o lo estás leyendo porque te lo han mandado leer en clase?

“Típica pregunta”, pensé. Supuse que aquel chico era de los que pensaban que nadie podía estar tan loco como para leer ese libro si no era por obligación.

—Me gusta mucho. Pero ahora lo estoy releyendo porque tengo un examen sobre la obra dentro de unos días —respondí.

—A mí también me gusta leer —dijo él.

Se agachó para sacar algo de su mochila y al incorporarse me enseñó la cubierta de un libro. No pude evitar una mirada condescendiente cuando leí el título: Los pilares de la Tierra, de Ken Follet.

—¿Lo has leído? —me preguntó.

—No —respondí—. Yo no leo bestsellers.

Me estaba comportando como una estúpida engreída, pero no podía evitarlo. Por aquel tiempo, yo era así. Aún no había terminado de salir de mi larga adolescencia y a veces me gustaba creer que era más culta que el grueso de los mortales. Él, en cambio, era mucho más educado y sociable que yo. Y en lugar de ignorarme, que es lo que debería haber hecho, siguió charlando conmigo y acabó dándome una inesperada lección.

—Tal vez deberías hacer una excepción con este —dijo él.

—No me gusta leer lo que lee la mayoría de la gente.

—En ese caso, si tu criterio para leer un libro es que no sea un bestseller, tal vez deberías dejar de leer El Quijote, porque como seguramente sabes, esa obra es una de las más traducidas y vendidas de todos los tiempos.

—Sí, es verdad —reconocí, un tanto molesta—. Pero no es lo mismo.

—Es cierto. No es lo mismo. Coincido contigo en que Ken Follet no va ganar nunca el premio Nobel de Literatura ni tampoco va a pasar a la historia como el inventor de la novela postmoderna. Pero Los pilares de la Tierra es una novela entretenida, con un argumento interesante y una recreación histórica de la Edad Media muy bien lograda.

Si seguía desaprovechando de esa forma tan arrogante y absurda las pocas oportunidades que tenía de conocer a chicos simpáticos y atractivos, iba a acabar convirtiéndome en un espécimen extravagante e insoportable. Quise enmendar mi torpe comportamiento, pero la ocasión tardó en llegar. Pocos días después de aquella conversación, me caí por las escaleras de mi edificio y me rompí una pierna. Pasé casi dos meses obligada a hacer reposo en casa y para mí fue un auténtico suplicio. Durante ese tiempo leí todos los libros que los profesores habían fijado para ese semestre. También los del semestre siguiente. Estaba agobiada de estar en casa y de dedicarme exclusivamente al estudio. Me sentía como Quevedo desde su destierro en la Torre de Juan Abad, “conversando con los difuntos y escuchando a los muertos”. Decidí ponerme a leer otros libros con objeto de distraerme.

Mi madre tenía bastantes novelas que compraba a través del Círculo de lectores y ataqué su estantería con voracidad insaciable. Uno de los libros que en aquellos días de encierro cayó en mis manos fue Los pilares de la Tierra. Al principio traté de resistirme. Hoy me alegro de la decisión que tomé.

Una vez recuperada de mi lesión, regresé a la universidad. A pesar de que ya lo había acabado, me paseé por la cafetería con el enorme volumen de aquella memorable novela histórica. Él se fijó en mí. También en el ejemplar que llevaba en los brazos. Me sonrió. Yo le devolví la sonrisa.

 

Este relato participa en el concurso convocado por Zenda #historiasdelibros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

46 respuestas a Yo no leo bestsellers

  1. Disfruté mucho tu relato, Mayte!!! Gracias!

  2. sadire dijo:

    Muy chula la historia, una historia corriente, que bien podría formar parte de un best seller, de esos que lee todo el mundo. 😉 Besacos

  3. Muy agradable de leer tu propuesta!!!

  4. lunapaniagua dijo:

    Entretenido, ameno y de fácil lectura. Muy chulo.

  5. Elficarosa dijo:

    ¡Me encanta el libro! Y tu historia es genial.
    Besos.

  6. carlos dijo:

    Trazas un perfil detallado que destila realidad. Tu protagonista engancha hasta enamorar. El Quijote es muy entretenido y ese otro, que comencé a leer, me pareció tan fantasioso que, miente hasta en el título, permanece olvidado en un estante abandonado. De León el aficano y El puente de Alcántara en cambio guardo un recuerdo excelente. Un beso.

  7. torpeyvago dijo:

    Agradable de leer y estupenda trama.
    Un apunte que, si no hago, me asfixio: yo tampoco soy de superventas. Con matices.
    No es que lo considere mejor o peor literatura, porque para eso tengo el criterio de mi mujer sobre los vinos: Si me gusta, es bueno; si no me gusta, puede que sea malo.
    No, no es nada de eso. Es que soy vago. Y trato de que el universo trabaje para mí. Por eso dejo que el tiempo filtre y me deje lo mejor ya seleccionado —aunque me pueda quedar sin leer una magnífica obra perdida, pero se perdona el golpe por el trabajo—. Vale que siempre se me cuela alguno reciente, de menos de cincuenta años y, por lo general, no me arrepiento de leerlo. Pero si puedo, lo dicho, que trabaje el tiempo.

    • Mayte Blasco dijo:

      Muchas gracias, Torpeyvago (ay, me da cosa llamarte así, jeje…).
      La protagonista de mi relato no es exactamente mi alter ego, pero sí nos parecemos en algunas cosas. Y la verdad es que yo suelo recelar un poco de los bestsellers, pero creo que algunos merece la pena leerlos. Para mí no es lo mismo leer “Los pilares de la Tierra” que “50 sombras de Grey”… También hay que tener en cuenta que la literatura tiene muchos fines, y uno de ellos es el entretenimiento. Por eso, dependiendo de las expectativas con que leas una obra, algunos bestsellers responden bien a ese objetivo de entretener.
      Si no he entendido mal, tu criterio es dejar que el tiempo (¿la crítica?) decida por ti. No está mal pensado. Yo me fío bastante de algunos blogs de reseñas, sabiendo de antemano que quien recomienda tiene unos gustos muy afines a los míos.
      Un abrazo y muchas gracias por comentar y aportar tu interesante punto de vista.

      • torpeyvago dijo:

        Mayte, sin miedo: el alias lo elegí yo. —Bueno, o mi microhistoria.—
        No, no me refiero a la crítica, sino a la trascendencia histórica. Es más, … errrr… ¿democrática?, ¿independiente de modas? Bueno, no lo sé, pero es verdad que pasados cincuenta o cien años las críticas de la época poco importan. No creo que lea en esta vida ni «Los pilares de la Tierra» ni «Cincuenta sombras de Grey», aunque me haya leído «El final del déspota» de Law Space —y otros ciento y pico del mismo pelaje—. Ya ves, incluso con criterio, soy incoherente.
        De los nuevos, sí que suelo leer los de los autores de los blogs que sigo: «La sombra dorada», «Las crónicas del otro mundo», «Cazador y presa», «La asurda e inqueible de Edelmiro Páez»… pero en general, ya digo, dejo que el tiempo los pose y, por tanto, me los seleccione.

  8. boixht dijo:

    ¡Muy entretenida! 🙂

  9. Me ha gustado mucho la manera de enfocar tu relato. Yo en tema de literatura siempre estoy abierto a todo. Mira, voy a hacer una cosa… voy a arriesgarme recomendándote un libro, tengo la corazonada que te gustaría leerlo. Se titula “Memoria por correspondencia” de Emma Reyes, editorial Libros del Asteroide. Un abrazo Mayte.

  10. Me gustó mucho tu relato. Me regalaste un rato muy agradable para acompañar mi café. Mil gracias y bella tarde para ti.

  11. macalder02 dijo:

    Tengo la plena seguridad que tu relato va a tener bastante aceptación en el concurso. Una lectura agradable y el tema es muy interesante. Vamos esperar con impaciencia los resultados.

    • Mayte Blasco dijo:

      Muchas gracias, amigo, pero la verdad es que cuando me presento a concursos literarios no suelo hacerlo con muchas expectativas de ganar. Se presenta muchísimas gente y hay escritores muy buenos. Yo me divertí escribiendo el relato y veo que ha tenido muy buena acogida entre vosotros, mis compañeros blogueros. Y eso para mí ya es un gran premio. Besos!!

  12. Mukali dijo:

    Me ha gustado la historia, quizás me he visto un poco en la protagonista porque yo tampoco soy de leer muchos bestseller pero alguno que otro ha caido en mis manos y he sido carne de cañón como tantos… jjj
    Los pilares de la tierra me lo regaló mi padre hace unos años y todavía no he tenido la decencia de leerlo, no se, no me animo…, en fin, a lo mejor algún día me pasa como a tu protagonista.

    Un abrazo, Mayte

    • Mayte Blasco dijo:

      Hola, Mukali. Como ya he comentado a otros compañeros, la literatura desde mi punto de vista tiene varios fines, y uno de ellos es el de entretener. Y dentro de ese fin, algunos bestsellers encajan a la perfección. Eso sí, no se les puede exigir lo mismo que a una obra literaria de más envergadura. Algunos bestsellers me han decepcionado enormemente, pero Los pilares de la Tierra no está mal. Un beso y gracias por tu comentario.

  13. SrShan dijo:

    Muy buen relato; una trama muy bien llevada y con un final adecuado. A la vez que un título muy bien pensado.
    Es la típica historia que algún día querría que sucediese en mi vida…
    Pd: Aún y no haber leído ambos libros, sé que su fama les precede; ¡vaya par de valientes los personajes de la historia!
    Pd2: ¡Suerte en el concurso!

    • Mayte Blasco dijo:

      ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. La resolución del concurso ya fue y no gané… Pero no pasa nada porque me encanta que lo que escribo os guste a vosotros. ¡Un saludo!

  14. Bonito relato, te invito a q pases por el mío.intento escribir un libro online basado en un HECHO REAL.ya va tomando forma y espero q siga avanzando con el tiempo.
    Espero tu opinión con deseo

  15. Jvegag dijo:

    Haz hecho una historia entretenida de algo trivial. 🙂

  16. Yo tampoco leo Betselers, soy como tú. No por nada, simplemente no me llaman.
    Me ha encantado el relato.
    Te recomiendo, si quieres leerlo, En tiempo de prodigios, de Marta Rivera de la Cruz. 11 años después me emociona como la primera vez, me lo he leído mcuhas veces.
    Un saludo

  17. Pingback: Yo no leo best stellers – VamosAurora

  18. éxito en el concurso. Saludos.

  19. Oscar Mares dijo:

    Una lectura agradable y entretenida. Me encanta cuando los clichés son narrados de forma que se te olvida que es un cliché. Saludos n.n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s