Felices vacaciones

marElla toma el sol tumbada en la hamaca, recostada frente a las aguas brillantes de ese mar verde y cálido. Él pasea por la orilla, pisando las marcas que graban las olas sobre la arena de la playa infinita. Después de comer, ella duerme una larga siesta en la climatizada habitación del hotel. Él se refugia bajo la sombra de una palmera y pasa las páginas de una anodina novela. Por la noche, a la luz de la luna, ella pide un combinado y él un whisky solo con hielo. Se sostienen la mirada. “¿Has decidido ya volver a dirigirme la palabra?”, pregunta ella. “Eres tú la que no quiere hablarme”, contesta él. “Fuiste tú quien se enfadó…”. Más tarde, ella se tumba en el extremo izquierdo y él en el derecho; ni siquiera se rozan en la inmensa cama. Mientras se duermen, piensan que ya queda un día menos para que acaben las vacaciones.

Anuncios
Publicado en Relatos | Etiquetado , | 18 comentarios

Paraguas de colores para días grises, de Sara Nieto

Sara Feria del LibroEl libro del que voy a hablar a continuación es una obra especial para mí, ya que está escrito por mi amiga y compañera Sara Nieto Yuste. Tengo muchas cosas en común con Sara: la profesión a la que nos dedicamos, el amor por la escritura,  lo mucho que nos gusta hablar de la vida (y escribir sobre ella).  Pese al vínculo afectivo que me une a Sara, la reseña que sigue a continuación es sincera y objetiva, como todas las que hago.

Paraguas de colores para días grises recopila un conjunto de relatos bien escritos, de diferente extensión y de temática variada, aunque de todos ellos podemos decir que reflejan muy acertadamente la condición humana. Algunos de ellos destacan por su realismo, mientras que en otros casos, Sara se sirve de situaciones un tanto fantásticas o paranormales para exponer el mensaje que quiere transmitirnos (como por ejemplo en Viaje astral o en Psicofonías).

Los temas tratados son múltiples y variados: la infancia, la muerte, la soledad, la incomprensión, el amor, el alzheimer, la pobreza… Un mosaico de hombres, niños y mujeres que aman, sufren, mueren… pero sobre todo viven. Viven sus vidas, casi siempre cotidianas, como las de cualquiera de nosotros.

Se observan algunos elementos recurrentes en su prosa, como la referencia a los paraguas y la lluvia. Del mismo modo, abundan los relatos en los que una mujer viaja en tren hacia el trabajo, encontrándose con otras personas que le sugieren diferentes sensaciones y sentimientos. Quizás el hecho de conocer a la autora y saber cómo es, me ha hecho visualizar a Sara en esas mujeres que cogen el tren o el metro y que se enfrentan a una mañana más de tantas antes de llegar a sus puestos de trabajo.

Son muchos los relatos que me han gustado. Si he de aventurarme a escoger algunos como mis favoritos, podría mencionar los siguientes:

El día que dejamos el pueblo (por su humor e ironía)

Los cuentos del abuelo (por su sensibilidad)

Tan cerca, tan lejos (por su humor negro y su fondo crítico)

Telecomunicaciones (por acercar el mundo de los vivos y de los muertos de una forma muy real)

Auschwitz (por contar otra historia espeluznante de un episodio que no deja de sorprendernos)

También me ha gustado mucho el siguiente microrrelato, que reproduzco a continuación con permiso de la autora:

libro Sara Nieto

Las primeras veces

Viajamos a aquel lugar paradisíaco con la idea de olvidar. Las palmeras, el mar de cristal, los paisajes de ensueño. Nos ofrecieron un paseo en barca por los acantilados coralinos y por supuesto no pudimos negarnos. Más oportunidades de atesorar imágenes exóticas que borraran las otras. Allí, sobre las aguas turquesas, el barquero nos explicó en un inglés chapurreado que en el fondo vivía una sirena que se alimentaba de recuerdos. Los que más le gustaban eran los primeros. Porque no hay nada que se viva y se recuerde con tanta intensidad como la primera vez: la primera caricia, el primer beso, el primer te quiero, el primer hijo. Nada igual. Yo miraba hacia el fondo intentado atisbar dónde se encontraban los míos. Y entonces, a pesar de mis esfuerzos por tragármelas, no pude evitar que cayera una lágrima por la borda. —Ese no le va a gustar— dijo el hombre.

Este libro ha sido publicado por la editorial Sar Alejandría. Si os interesa su lectura, podéis adquirirlo en el siguiente enlace: https://www.editorialsaralejandria.com/producto/paraguas-de-colores-para-dias-grises/

También os animo a visitar su blog, donde publica algunos de sus relatos y microrrelatos: https://cuentoscontigo.wordpress.com/author/samaniyu/

Enhorabuena, Sara, por escribir este estupendo libro de relatos.

Publicado en Reseñas literarias | Etiquetado | 15 comentarios

Alicia ante el espejo

reto escrituraLe encantaba introducirse entre la multitud sudorosa de bares atestados, agitando, al ritmo de la música, su larga melena rubia de princesa suburbana. Su local favorito era el Templo de la Luna, al que ella siempre siguió llamando así a pesar de los sucesivos nombres que los múltiples dueños rotularon en la entrada. Tantos hombres, tantas juergas, tantos años pasados… Tal vez ahora descubre, a destiempo, lo que el espejo de ese baño mugriento lleva años tratando de mostrarle.

————————————————————————————————–

Con este relato participo en el reto de escritura del blog de Lídia Castro

Publicado en Relatos | Etiquetado , , | 17 comentarios

El chico nuevo

institutoÉl también se rio cuando el Chivi le puso la zancadilla al chico nuevo. El muchacho se levantó, confuso, palpándose con los dedos la sangre que emanaba de su nariz etrusca. Él también se rio. ¿Qué otra cosa podía hacer? La risa infame era como una enfermedad contagiosa, transmitiéndose de un alumno a otro sin que nadie fuese capaz de frenar su expansión. El nuevo estudiante se alejó caminando con ese andar elegante al que muchos llamaban afeminado, amujerado, amariconado… Él lo miró mientras se marchaba, aún con la risa dibujada como una máscara cosida en el rostro. Lo miró, mientras el Chivi trataba de imitar su forma de andar, colocando el trasero hacia atrás en un gesto soez que en nada se asemejaba a la postura refinada de aquel muchacho. Lo miró. Lo miró. Y pensó en salir corriendo tras él, limpiar la sangre de su cara, tal vez invitarle al cine, quizás amar sus ojos verdes…

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 10 comentarios

Fertilidad

pies en la camaEn el silencioso edificio del barrio residencial no se escucha ningún ruido, salvo los gemidos profundos de él y los jadeos fingidos de ella. Sus cuerpos desnudos reposan más tarde sobre la cama con las piernas dobladas hacia un lado, encajados como dos piezas de puzle con los bordes desgastados de tanto uso. Él lamenta en voz alta su mala fortuna, la maldición que les condena desde hace años a la vida solitaria sin descendencia. Ella suspira y se levanta despacio. Su marido conoce esa costumbre postcoital suya de beber un vaso de agua en la cocina. Llena el recipiente de cristal directamente del grifo y, después, en un gesto rápido y decidido, extrae una pequeña píldora de la caja escondida detrás de la nevera.

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 18 comentarios

En el cielo

nubesPorque el destino mira siempre al frente, tomó impulso y saltó al vacío. Había
retrasado demasiado ese momento por temor a lo desconocido. Ahora la nada
la acariciaba con sus manos frías mientras descendía en caída libre alejada ya
de todo sufrimiento. Parecía como si estuviera nadando en un vaso gigantesco
de agua transparente y creía sentir algo parecido a la felicidad olvidada. Su
cuerpo se agitó de repente al extenderse la enorme tela y divisó desde lo alto,
aún diminutos, a sus compañeros de la escuela militar. Se sentía una heroína
surcando los cielos.

———————————————————————————————————-

Este microrrelato ha sido seleccionado entre los 20 finalistas del VII Concurso Marzorrelatos, organizado por el Punto de Igualdad Municipal (PIM) de Espartinas (Sevilla) en colaboración con la Biblioteca Pública Poeta José Luis Nuñez, con objeto de fomentar la transmisión de valores igualitarios a través de la creación literaria. 

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 13 comentarios

Descansa en paz, compañero

En este mundo bloguero donde no nos vemos ni escuchamos, donde lo que sabemos los unos de los otros se basa únicamente en nuestra forma de escribir, resulta asombroso el cariño que se le puede llegar a tomar a algunas personas. Con algunos blogueros sientes más afinidad que con otros, hasta el punto de echarlos de menos cuando pasa el tiempo y observas un vacío donde antes había publicaciones y comentarios.

Una no se pone en lo peor cuando echa en falta la presencia de algunos compañeros, pero esta vez, lamentablemente, ha ocurrido lo peor.

Antonio Llamas era un escritor formidable, con una prosa cuidada y deliciosa, y no me cabe la menor duda de que había una excelente persona detrás de sus palabras. Le encantaba escribir historias realistas, donde muchas veces un chico conocía a una chica, pequeñas historias de amor que podían ser reales, que podían pasarnos a cualquiera de nosotros a lo largo de nuestras vidas. Me encantó el texto que escribió a petición mía en Navidad, igual que deleitó a otros muchos compañeros con sus textos a medida, lo que daba muestra de su enorme creatividad y generosidad.

Desde aquí, mi más sentido pésame a sus familiares y amigos. Descansa en paz, compañero.

Publicado en Reflexiones sobre la escritura | Etiquetado | 21 comentarios

Tarot

cartasDos meses habían transcurrido desde el día en que la tragedia le fue anunciada en aquellas cartas de colores vivos e imágenes inquietantes. Dos meses de angustia en que la muerte acechaba a cada paso que daba. Al principio, decidió tomar todas las precauciones que estaban en su mano: cruzar la calle solo cuando el semáforo estuviera en verde para los peatones, cortar la llave del gas cada vez que terminaba de ducharse, usar una mascarilla protectora en el metro y en otros lugares concurridos con objeto de evitar posibles infecciones… Pero enseguida su prudencia le pareció insuficiente. Caminaba por la calle con miedo a que alguien la acuchillara por la espalda, a que una teja se desprendiera de un edifico y partiera su cráneo. Los peligros se encontraban por todas partes y no había forma de sortearlos. Se dio cuenta de que pronto llegaría el día anunciado y de que ella no podía hacer nada para impedirlo.

Cuando se cumplía el día número sesenta de la profecía, un fuerte dolor de cabeza la despertó de madrugada. Se tomó un analgésico, pero el dolor era tan intenso que la pastilla no sirvió de nada. Decidió ingerir una segunda píldora, cuyo efecto empezó a notar transcurridos unos minutos. El alivio fue reconfortante; hacía mucho tiempo que no se encontraba tan bien. Observó la caja de analgésicos mientras una idea escalofriante encajaba en su cabeza. Ingirió otra pastilla. Y después otra. Y otra. Y así, la predicción de las cartas se cumplió por fin.

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 19 comentarios

Ángela: el despertar del amor y de la espiritualidad

Lídia Castro, escritora y bloguera muy apreciada por mí y por muchos de los que transitamos estos espacios cibernéticos, escribió con diecisiete años esta pequeña y deliciosa obra titulada Ángela: el despertar del amor y de la espiritualidad.

Puedo imaginarme a una Lídia Castro adolescente sentada frente a una mesa de madera en la soledad de su habitación, llenando páginas y páginas de un cuaderno de hojas cuadriculadas porque tal vez, en aquellos lejanos años de mediados de los 90, no tuviera un ordenador personal donde poder escribir. Puedo imaginármela acudiendo a la biblioteca pública, buscando en un atlas un lugar de la geografía norteamericana que le cuadrara para ubicar su historia…

Aunque Lídia, ya adulta, realizó una revisión de la novela —supongo que se trataba de una corrección necesaria para la publicación de la obra—, el libro conserva totalmente la esencia de esa juventud con la que Lídia lo escribió. Se trata de una novela corta escrita con un lenguaje sencillo y destinada a un público juvenil, aunque también la recomiendo para lectores adultos que todavía no hayan olvidado su adolescencia.

La protagonista del libro es una chica llamada Ángela que vive en un pequeño pueblo del estado de Iowa, en Estados Unidos, junto a su familia. La historia se desarrolla durante la Navidad del año 1971-1972. La visita de su tío Jack, viajero y escritor muy vinculado a las corrientes espirituales budistas e hinduistas, así como la repentina enfermedad de su padre, conducen a Ángela a un cambio drástico en su forma de pensar y de vivir. Al mismo tiempo, la novela cuenta la relación de la protagonista con su mejor amigo, Kurt. Entre ellos comenzarán a surgir sentimientos que trascenderán la barrera de la amistad.

Me ha llamado mucho la atención que Lídia haya escogido un lugar tan remoto y desconocido para situar la ubicación de su historia. Tal vez en la época en la que la escribió se sentía atraída por ese país (reconozco que a mí también me pasaba; tanto cine y series yanquis al final influyen poderosamente en nuestras preferencias). En cualquier caso, Lídia realiza una buena recreación de ese pequeño pueblo de la América profunda. También hace referencia a detalles históricos sucedidos en Estados Unidos: el asesinato de Martin Luther King, la leyes de segregación racial… Si tenemos en cuenta que el libro lo escribió siendo aún menor de edad, hay que reconocerle un enorme mérito.

Un detalle metaliterario que me ha parecido curioso es la mención de un libro titulado Sana animarum. La protagonista lee este libro en un momento dado de la historia. Supuestamente se trata de un libro escrito por su tío Jack, aunque la realidad es que este libro existe verdaderamente y también está escrito por Lídia (aún no lo he leído, pero lo haré).

En definitiva, me ha parecido una lectura entretenida y ligera que me ha ayudado a conocer más a la autora. Porque como siempre que leo un libro de alguien conocido —en este caso conocido de forma virtual—, me pregunto cuánto habrá de la autora en la protagonista de su obra.

Publicado en Reseñas literarias | Etiquetado | 15 comentarios

El Blog de Mae en los Premios 20 Blogs

blogHoy comienzan las votaciones de los premios 20 Blogs y mi pequeño espacio El Blog de Mae se presenta en la categoría Personal.

Durante los últimos dos años, con mayor o menor frecuencia de publicación en función del momento, he compartido aquí reseñas literarias, algunas reflexiones, y sobre todo relatos y micorrelatos. También os he incordiado un poco con la promoción de mi novela y los pequeños éxitos literarios que he ido logrando.

Si eres lector/a asiduo u ocasional de este blog y si alguna vez mis relatos te han divertido, emocionado o sorprendido, tal vez quieras entonces votar por mí en este enlace. Hay que inscribirse (si no estás inscrito ya) y después hacer clic en el enlace “vota a este blog”. Las estrellas no sirven como votos.

Me presento a estos premios con escasas pretensiones, porque somos muchos los inscritos y algunos blogs son de una calidad muy alta (incluyendo los de algunos amigos que he conocido gracias a WordPress). Pero los concursos están para eso, para presentarse e intentarlo. Mientras duran, una siempre conserva dentro una pequeña ilusión.

Gane o no gane, tengo que decir que me encantaría ser al menos finalista en el concurso y que otros amigos blogueros también lo sean para encontrarnos allí. Por fin podría veros a algunos de vosotros y hablar en persona. Sería extraño y divertido al mismo tiempo, ¿verdad?

Publicado en Premios | Etiquetado , | 73 comentarios