Las deudas del cuerpo, de Elena Ferrante

Llas deudas del cuerpoas deudas del cuerpo es la tercera parte de la saga “Dos amigas”, de la escritora italiana Elena Ferrante. A estas alturas, después de haber leído tres cuartas partes de la tetralogía, tengo que reconocer que estoy fascinada con esta historia y con la literatura de esta escritora (o escritor, ya que su identidad continúa siendo una incógnita bajo ese nombre ficticio).

Si no has leído los dos primeros libros de la saga, te recomiendo que no sigas leyendo esta reseña ya que puedes encontrarte con información sobre los libros anteriores que no deberías conocer si no los has leído previamente. Si sientes curiosidad por esta saga, puedes leer la reseña que escribí sobre el primero de los libros, La amiga estupenda.

En esta tercera parte, Lenù sigue siendo la narradora de la historia y tanto ella como Lila han dejado atrás su primera juventud para adentrarse ahora en la madurez y los retos que esta nueva etapa lleva aparejados. Como ya quedó de manifiesto en los libros anteriores, las dos amigas han seguido caminos muy distintos y esa divergencia de trayectorias que comenzó en su infancia se afianza aún más en esta nueva fase de sus vidas. En cierto modo, según iba leyendo el libro, sentía que la brecha entre Lenù y Lila era ya tan marcada que apenas se podía llamar “amistad” a la relación que quedaba entre ellas. Sin duda, la relación entre las dos protagonistas experimenta en esta parte de la saga un sinfín de altibajos y contradicciones. Los celos, envidias y rencores antiguos se hacen cada vez más fuertes y más patentes. De hecho, uno de los personajes de la novela llega a decirle a Lenù en un momento dado que no entendía cómo su amistad había podido perdurar tanto tiempo. Y la verdad es que si me pongo en la piel de Lenù, yo no habría podido seguir adelante con esa relación tan viciada. Sin embargo, éste es el argumento principal de la novela, el hilo conductor de toda la historia.

A pesar de que Lenù sigue conectada a Lila pese a la distancia y a las rencillas, en este libro el peso de la historia recae principalmente sobre Lenù, protagonista indiscutible. Lenù trata de encontrar su sitio y se enfrenta ahora a las alegrías y decepciones de la vida conyugal, los vaivenes del éxito, la experiencia de la maternidad… Me sentí de algún modo identificada con sus momentos de inseguridad en su faceta de escritora: la frustración ante las críticas negativas y en contraposición el orgullo ante las positivas, la falta de inspiración, la obsesión por escribir…

El marco histórico en el que se desarrolla la historia adquiere en esta tercera parte una especial relevancia. La primera mitad del libro tiene lugar durante las revueltas estudiantiles y obreras de Mayo del 68. Muchos de los personajes de la novela se verán implicados en mayor o menor medida en los conflictos político-sociales de este período de la historia europea. Asimismo, la segunda parte del libro se verá inmersa en los convulsos años 70 en Italia, donde la violencia y la lucha entre fascistas y grupos de extrema izquierda acabará afectando a todos los sectores de la población (también a los personajes de la novela).

Los personajes secundarios del antiguo barrio siguen teniendo mucho peso en la historia a pesar de que, en teoría, Lenù esté alejada de todos ellos: Los Solara, Pasquale, Enzo, Gino, Gigliola… Junto a los antiguos personajes, aparecen otros nuevos que generan nuevas tramas en la historia, como por ejemplo, la familia política de Lenù, que sirve, entre otras cosas, para ahondar en uno de los temas fundamentales del libro y de la saga: el de las jerarquías del poder, la capacidad de ciertas familias de mover hilos, la facilidad para conseguir cosas cuando uno es de buena familia frente a las dificultades de la gente humilde y de escasos recursos.

El final de este libro es de una intensidad arrebatadora. Una vez más, los giros del destino recaen sobre las protagonistas para bien o para mal. Sólo deseo saber cómo termina esta magnífica historia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas literarias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las deudas del cuerpo, de Elena Ferrante

  1. macalder02 dijo:

    Con tu reseña me ha condicionado para empezar a buscar esta escritora. Gracias por la recomendación. Suena muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s