Líbranos del mal

rezarHabía perdido la cuenta de todos los padrenuestros que había rezado aquella noche. “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Ésta era la letanía en la que más incidía, apretando sus rodillas doloridas, solo cubiertas por la fina sotana, sobre el suelo de piedra de la pequeña estancia. Él le observaba con el rostro compungido y decepcionado, las llagas abiertas y sangrantes, clavado en una cruz de madera tallada hacía varios siglos por un artesano devoto. “No volveré a hacerlo”, se repetía a sí mismo. Pero en el fondo, pensaba que no era solo culpa suya. La culpa la tenía ese monaguillo de juventud insolente. Nunca más volvería a mirarle a los ojos, porque esa mirada profunda de tonos verdosos era la mismísima mirada del diablo, que le provocaba una y otra vez. “No nos dejes caer en la tentación. Y líbranos del mal”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Líbranos del mal

  1. Alescritor dijo:

    Preciosa narración 🙂

  2. Un relato para abrir los ojos y estar atentos a los bestias que andan por todas partes.

  3. sadire dijo:

    Muy bueno. Escueto y directo.

  4. Daxiel dijo:

    con la biblia rezando, pero con el “mazo” dando…no?

  5. Muy buen relato sobre un tema muy actual.
    Saluditos Mayte!

  6. Elficarosa dijo:

    Un relato duro, que tu has hecho que parezca muy real.
    Por desgracia es algo que se ha vivido y se vive dentro de la iglesia.
    Besos primor.

  7. saricarmen dijo:

    El problema comienza cuando una institución religiosa exige castidad a quienes eligen dedicar su vida a servir a los demás, obligándolos a desoír su naturaleza. Mientras no haya un cambio radical, lamentablemente continuarán produciéndose situaciones como la del excelente relato de Mayte; dolorosas para todos los involucrados, decepcionantes y detestables para el resto.
    ¡Un abrazo!

  8. lunapaniagua dijo:

    Tremendo relato que sin ser explícito todos entendemos perfectamente. Otra cruel realidad. Muy bueno, Mayte. Un beso.

  9. carlos dijo:

    Creo que es una excelente aproximación al pensamiento del delincuente que, arrastrado por las más bajas pasiones, busca el perdón y la autojustificación trastocando el sentido de la oración. Un beso.

  10. torpeyvago dijo:

    Ya te lo dije en una ocasión, y te lo repito, aunque me llames pesado: lo peor es lo bien escrito que está.
    PS.—Yo cambiaría algún pronombre en la frase final:
    «No me dejes caer en la tentación. Y líbrale del mal»

    • Mayte Blasco dijo:

      ¡Gracias, compañero! Sí, está claro que ésos serían los pronombres adecuados de la frase, si la cambiamos para adaptarla al infierno en que vive el verdugo y sobre todo su víctima. Abrazos

  11. Te has acercado con mucha precisión y sutileza a contar un problema muy actual, pero también lo has hecho de una manera firme y sin dar ni un solo detalle innecesario. Y eso amiga, no es nada fácil. Enhorabuena Mayte y un abrazo.

  12. Muy bien, una vez más. El estilo dramático y sórdido es definitivamente el tuyo. Nos vemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s