Tesoros en la basura

contenedorAquel barrio era tan pobre que la gente solo tiraba al contenedor inmundicias y deshechos. Cuánto echaba de menos los viejos tiempos, en los que se podían encontrar jugosos manjares apenas mordisqueados, ropa de marca casi sin estrenar, muebles de diseño en perfecto estado… Con su carrito de supermercado, ella recorría uno a uno todos los contenedores de la zona en busca de objetos que pudieran aprovecharse. Aquella noche, tan solo había conseguido salvar un par de botas con las suelas despegadas y un paquete de pan de molde con tres o cuatro rebanadas llenas de moho. Pero poco antes de terminar su ronda, cuando el alba comenzaba a asomarse por detrás de los edificios, escuchó unos llantos ahogados que llegaban del fondo de un cubo de basura. Con extrema delicadeza, extrajo al bebé de apenas unos días de vida y, quitándose su abrigo, lo envolvió y lo meció cerca de su pecho. “Yo cuidaré de ti, pequeño, yo cuidaré de ti”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

28 respuestas a Tesoros en la basura

  1. ¡Bonito texto Mae! Siempre está bien estar abierto a nuevas experiencias que surjan en la vida.

    ¡Un abrazo!

  2. lunapaniagua dijo:

    Precioso, Mayte, y como siempre, me produce diversos sentimientos y pensamientos. Lo que para unos es basura para otros es un tesoro, y es curioso que el que no tiene para él, consigue para compartir con quien necesite. Un beso.

    • Mayte Blasco dijo:

      Muchas gracias, Luna. Para mí un bebé es sin duda un tesoro, de ahí el título del relato. Nunca he entendido cómo alguien puede tirar a su hijo a la basura, pero de vez en cuando se leen este tipo de noticias incomprensibles. Un beso

      • lunapaniagua dijo:

        Ningún daño a un niño es comprensible, y la persona que lo hace no tiene sentimientos, ninguno bueno por lo menos. Yo no lo entendía antes pero desde que soy madre lo sufro aún más, creo que porque me imagino a alguno de mis hijos en ese lugar, y es muy dolorosa.

  3. Daxiel dijo:

    Arrojar un alma a la basura o al destierro plasmático, nos menoscaba a denigrar o renunciar a la especie animal humana.

  4. Elficarosa dijo:

    Que intensamente triste, la falta de recursos que aún tienen muchas personas, que rebuscan en la basura, y ese bebé allí tirado, me has llegado al alma.
    Un abrazo de luz.

  5. Emotivo el texto mostrando dos realidades conjuntas, una trágica, la otra extremadamente trágica y con un acertadísimo título.
    Un abrazo Mayte.

  6. carlos dijo:

    Es muy duro el retrato que hoy nos traes Mayte, la pobreza extrema y sus consecuencias últimas. Un beso.

  7. torpeyvago dijo:

    Puede que lo que te cuento resulte demasiado contrastante con lo que te acabo de leer. Pero creo que es adecuado.
    Iba en cierta ocasión, medio montado en la bici para impresionar a unas chicas, cuando vi delante de mí una farola. Estaba a dos o tres metros, suficiente como para esquivarla airoso. Pero un conjunto de circunstancias —un enganchón en el pedal, una mano escurrida del manillar…— hizo que pensase «voy de cabeza, voy de cabeza», y la cosa terminó dando EXACTAMENTE de frente, es decir con la rueda delantera vertical y centrada contra la farola.
    Así me he sentido con tu cuento. Casi desde el principio noté que me la iba a dar, pero no pude dejar de leer hasta darme de cabeza con el final.

    • Mayte Blasco dijo:

      Gracias por contarme esa anécdota (no deja de ser graciosa pese al contexto en que me la cuentas). Tus comentarios siempre son especiales. Se nota que realmente profundizas en lo que lees. Un abrazo.

  8. saricarmen dijo:

    Aún viviendo esa enorme carencia material abre su corazón rebosante de generoso amor para acoger esa pequeña vida y abrigarla con su calor.
    Realidades que golpean fuerte, y que cada cierto tiempo, aún son parte de las noticias en cualquier lugar.
    ¡Un gran abrazo, Mayte!

  9. Ufff! Escuchar estas historias en las noticias me ponen mal cuerpo. lamentablemente son cosas que pasan.
    Muy buen relato.
    Buen dia Mae.

  10. Lu_Folino dijo:

    Hola. Hace varios años escribí un cuento y luego lo pasé a poema de verso libre sobre este mismo tema que tanto nos conmueve. En tu caso lo narras de un modo distinto, que nos permite ponernos en la piel del personaje que encuentra al bebé. En el mío, intenté tomar una distancia mayor para producir el efecto de desamparo social.
    EL ABANDONADO.
    (Cuento)
    Lo habían tirado a la basura
    en un barrio de clase media
    del cordón urbano de Buenos Aires.
    Quedó cubierto por unos cartones.
    El primer día
    apenas advirtieron su desaparición.
    Para el segundo, lo buscaban afanosamente.
    Al anochecer siguiente, un gato gritó.
    Un señor de unos sesenta años, soltero,
    amante de la danza clásica y el güisqui irlandés,
    escuchó el quejido lastimero del felino
    y se acercó a curiosear al lugar.
    El hombre apartó los cartones rotos, sucios
    creyendo que debajo de aquel basural
    estaría la cría del animal,
    y encontró a un pálido bebé
    que no lloraba.
    A las pocas semanas ya lo había adoptado
    una familia de sordomudos, que pronto
    le enseñaría el lenguaje de las señas.
    La gata que avisó, se quedó a vivir con ellos.

  11. La generosidad nace del corazón, no del bolsillo y no tiene que ver con lo que tenemos (de hecho creo que muchas veces cuanto más se tiene, más materialista se vuelve uno y menos generoso).

    Me alegro que pese al retrato de miseria que dibujas, haya un rayo de esperanza en tu relato. El mundo es un lugar áspero, y la vida es dura (para unas personas mucho más que para otras) pero también es un lugar luminoso y precioso, si sabemos parar atención (como la protagonista).

    Ojalá les vaya bien a estos personajes ficticios, y a tantos otros reales que estarán viviendo situaciones igual de lamentables y vergonzantes para los que vivimos decentemente. En cuanto tenga un sueldo decente donaré una parte a labores sociales. Es importante que nos ayudemos entre tod@s.

    Un abrazo, Mayte. Gracias por tus historias con alma 😉

    Carlos

  12. Pingback: Tesoros en la basura | Para Cumplir Sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s