Volver

aviónEl tiempo cayó sobre mi cuerpo como la lluvia fina pero constante que erosiona un terreno. Tantos años pasaron, que dejé de ser quien fui. Mi acento dulce, aquel en el que las ces eran siempre eses, se endureció con la misma aspereza que mis manos. Mi piel morena, la misma que de ti heredé, se hizo aún más oscura por las muchas horas que pasé colgado de esos andamios. Todos los meses de diciembre me pedías que volviera, pero yo no podía o no quería; me faltaba dinero y me sobraban excusas. Sin embargo, aquel año no pude decirte que no. Y crucé el Atlántico soñando con volver a verte. Todos me recibisteis cuando llegué al aeropuerto. Todos excepto tú. “¿Dónde está mamá?”, le pregunté a mis hermanos. Ellos no contestaron, pero una triste certeza me desgarró el alma.

23 comentarios en “Volver

  1. Sabes? Y a pesar de que están lejos y de lo duros que son los comienzos, los padres nos sentimos alegres cuando logran un presente y hacen reaiidad sus sueños. La emigración es un amargo fracaso colectivo del país de origen. Excelente relato Mayte. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s