Delincuentes

MochilaA esas horas de la tarde, el parque del barrio está lleno de críos. Ellos se colocan en su esquina de siempre, ocultos detrás de unos arbustos. Aquel día la diversión no dura mucho; enseguida escuchan una sirena de policía aproximándose. Lo guardan todo en las mochilas y salen corriendo. Atraviesan la zona de los columpios a grandes zancadas. Apenas les faltan unos metros para llegar al lugar donde han estacionado la moto, cuando varios brazos enérgicos se abalanzan sobre ellos. No es la policía; son los padres de unos chiquillos los que los han detenido. Los agentes no tardan en llegar. “Abrid las mochilas”, dice uno. Ellos, resignados, obedecen. “¡Qué vergüenza! ¡A plena luz del día y con el parque lleno de niños!”, exclama un padre escandalizado. La policía les esposa e incauta la mercancía. Las mochilas contienen varios libros –novelas y ensayos, fundamentalmente- con la encuadernación en rústica desgastada.

13 comentarios en “Delincuentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s