Malas decisiones

31 comentarios en “Malas decisiones

  1. Una de las características de las redes sociales es, sin duda alguna, que abren un campo inmenso para los buitres que buscan protagonismo, discusión… esos que al parecer “tener la razón” (muy entre comillas) les agrega un par de millones de euros más en la cuenta y multiplica su salud. Que no sigas no pasa nada, ni loca ni rara, sólo una persona que tiene cosas más importantes que hacer y en que pensar mejores que dirigir su energía a leer comentarios necios y a entrar en discusiones estériles con gente problemática y/o frustrada. Mucho éxito con tu libro. Saludos.

  2. Paco Mendoza

    Te comprendo. Yo no he tenido nunca redes sociales, ni pienso tenerlas, visto lo que veo a mi alrededor. Y para no correr riesgos de contraer nuevas adicciones, ni siquiera tengo móvil (arriendo el de mi mujer en caso de necesidad). A los más jóvenes os pareceré un dinosaurio, pero se puede vivir así, y con poco estrés.

      1. Mayte, no tenía ni idea de que te sentías así. No sé tampoco a qué clase de comentario te refieres. Yo sigo muy de lejos a ese pajarito traicionero. Nunca he conseguido alcanzarlo. Vuela demasiado rápido para mí. Pero intuyo qué te ha podido pasar. Los pocos comentarios que he hecho y que han suscitado respuesta me han dejado un regusto muy amargo.
        No lo pienses más. De momento, creo que has tomado una buena decisión. ¿Mañana? Mañana ya se verá si te apetece volver a subirte a lomos del dragón. Sólo cuenta el hoy.

      2. Empecé a sentirme así hace poco. Supongo que a medida que tienes más seguidores, tus publicaciones tienen más difusión y eso, aunque a algunos les fascine, a mí me parece muy peligroso. Así que me vuelvo a mi caparazón. Un abrazo

  3. No tienes que sentirte tan preocupada. Siempre lo que se haga y lo que se diga interesará a unas determinadas personas y enojará a otras. Y lo mismo te pasará con tus libros cuando vayan llegando a un público más amplio.
    Además, siempre se puede volver para promocionar y ya tienes el blog. Y, bueno, lo que seguimos en twiter también te promocionaremos, qué leches.
    Hagas lo que hagas lo importante es que te sientas libre y dueña de tus decisiones. Lo demás es accesorio.
    Buen día.

  4. Hola, yo no me decido aún a promocionarme en redes. Obviamente, como consecuencia, no tengo ninguna visibilidad y me cuesta encontrar lectores. Pero hay algo que me impide lanzarme. Sí, he pensado en esto que tu comentas, de escribir algo arrebatado y meterme en problemas. ¡Como buena latina, estoy en riesgo de hacerlo! Sin embargo, hay algo más: los medios sociales me abruman. Hay algo artificial y neurótico en la preocupación constante por obtener “seguidores” y “me gusta”. Creo que no es saludable ni para el que busca o brinda la atención. Con gran esfuerzo mantengo mi blog y pongo mis reseñas en Goodreads, pero no uso ni facebook ni Twitter ni Instagram… Quizá cambie de opinión al ver que no avanzo. Por lo pronto, me dedico a crear con calidad y entablar pocas relaciones, pero más genuinas. ¡Éxito!

    1. Me parece muy oportuno todo lo que comentas, Paula. Claro que es neurótico y artificial esa necesidad de recibir likes. La gente se hace adicta a eso y tu vida real, la de verdad, se puede ver afectada por tantas horas dedicada a ver quién te sigue y quien te da un like. Te buscaré en Goodreads. Esa red es otra cosa… Al fin y al cabo solo es para hablar de libros. Un abrazo y gracias. Y ánimo a ti también con tus publicaciones.

  5. No es que yo sea muy experta en promociones ni en redes pero fíjate que creo que no son tan importantes, al menos las personales.
    Y lo creo porque hay tal número de personas promocionando cada una lo suyo que causa hartazgo y al final casi nadie presta atención al otro. Es como conversación de sordos, salvo excepciones, que las hay.
    Mejor que sea la editorial la que se encargue de la publicidad.
    Puedo estar equivocada, claro.
    Besos, Mayte.

  6. No sé si has visto “El dilema de las redes sociales”. Sus propios creadores están asustados por sus efectos perniciosos. Haces muy bien. Y si mañana lo ves de otra manera, también estará bien. Lo importante es estar a gusto con lo que se hace. Saludos 🙂

  7. Ahá, ahora me entero de la historia completa 🙂 Gracias por tu amabilidad y honestidad a la hora de compartirla. Yo, últimamente también he reflexionado acerca de las RRSS, sobre todo el porqué las uso. Como humilde escribiente, me gusta tener difusión y pensé que Twitter es un buen método. Es cierto que adquieres cierta “visibilidad”, pero su formato hace que la iteración sea muy superficial, inmediata y que quizá no sea el mejor formato para atraer nuevos lectores. Finalmente, acabas siendo un poco preso del formato, de las tendencias, de los algoritmos, del tener que granjearte amistades, de que realmente estás en círculos de otros escritores que persiguen tu mismo objetivo…

    Y un día te das cuenta que si tu motivación era promocionar tus textos o tu obras estás dedicándote a hacer mil millones de cosas distintas que te alejan de escribir, que el medio se ha convertido en un fin. Es una extraña manía que tiene el ser humano la de pervertir todos los usos.

    Alguna cosa buena tiene, por ejemplo el que me ha traído hasta aquí.

    De nuevo gracias por las confidencias. Un fuerte abrazo, adelante!

    1. Después de dejar Twitter necesitaba reflexionar sobre ello y por eso escribí esta entrada. Muy interesante tu reflexión también, Rafalé. Sin duda acabamos siendo presos de los formatos y los algoritmos. Y también de las modas. Yo creo que, en el ámbito de la tecnología, el mejor medio para interactuar con otros escritores son los blogs. El problema es que, en un momento dado, alguien dijo que estaban pasados de moda y que había que irse a otros sitios…
      Muchas gracias por comentar. Y de rollo nada. Un abrazo.

  8. Lo primero mostrarte todo mi apoyo a tu decisión. Yo no tengo RRSS tan solo conservo LinkedIn y por motivos profesionales. Pero puedo comprender que el sentido de algunos foros como Twitter o Instagram, a veces es tergiversado hasta límites infinitos. Así que al final se trata de visibilidad frente a tranquilidad. Cuenta con mi humilde promoción de tu libro entre mi círculo de amistades y familia, cuenta con ello. Un abrazo Mayte.

    1. Lo que sentí en Twitter no lo había sentido antes en otras redes. Creo que Twitter es una red especialmente peligrosa por la velocidad a la que se puede llegar a difundir la información. También me parece un lugar lleno de crispación y, la verdad, no estoy por la labor. Muchas gracias por tu apoyo, Carlos. Un abrazo.

Responder a Aránzazu Gordillo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s