Dulce hogar

escaleras edificioAunque sabía que llegarían ese día, ella no se preparó. Se sentó en el viejo sofá y esperó vestida con su camisón raído y sus pantuflas destrozadas de tanto arrastrarlas año tras año bajo sus pies. Cuando sonó el timbre, no se movió. Tampoco cuando echaron la puerta abajo. Todo transcurrió en un mutismo extraño; ni siquiera le dijeron “buenos días” antes de levantar su cuerpo frágil sin apenas esfuerzo. Agarrada al pasamanos, bajó con dificultad cada maldito escalón que separaba su casa de la calle. Algunas pancartas flotaban indignadas en el horizonte urbano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a Dulce hogar

  1. carlos dijo:

    Un relato de impacto Mayte, el terrible delito social que tenemos hacia los desahuciados. Cuando conocemos que en la estructura productiva no cabemos todos y deberiamos exigir medidas para acoger a los sobrantes, porque la exclusión es el castigo de que imponemos a su inocencia. Y lo justificamos con que no se han esforzado lo suficiente presionando para expusar a otro. Un beso.

    • Mayte Blasco dijo:

      El problema de los deshaucios es un tema que me hierve la sangre. Es una injusticia social de primera categoría que va en contra de los principios de una sociedad democrática. Gracias por comentar, Carlos. Un abrazo

      • carlos dijo:

        Y sabes lo que más me indigna, que sea un pobre funcionario el que tenga que dar la cara y aguantar los insultos, mientras el banquero de turno está metido en un lujoso despacho de la última planta de su edificio. Un asco de sístema.

      • Mayte Blasco dijo:

        Sí, a veces parece que el Estado trabaja para facilitarle la vida a los banqueros y a los grandes empresarios, y no a la población vulnerable. En fin, no me tires de la lengua, Carlos, que como empiece no paro…

      • carlos dijo:

        No tiro, no. Pero que no nos roben la sonrisa Mayte. Un abrazo.

  2. Me has dejado helada con tu relato. Desgarrador. Preciso y doloroso!
    Un abrazo!

  3. Qué bien has sintetizado en pocas líneas lo que se debe sentir en un desahucio. Excelente micro, Mayte! Un beso 😘

  4. lunapaniagua dijo:

    Y ya está. En la calle. Y se desentienden, les da igual lo que sea de ella. Qué angustia, muy buen relato Mayte, lo he vivido y me ha quedado hasta mal cuerpo. No lo parece pero es un piropo…

  5. Personalmente pienso que un banco que ha recibido miles de millones para ser rescatado, jamás, insisto jamás, debería desahuciar a personas con problemas por impagos. Debería formar parte del acuerdo del propio acuerdo del rescate.
    Por no hablar de fundamentos éticos, que a nadie importan.
    Muy buen relato. Un abrazo.

    • Mayte Blasco dijo:

      Ya sabemos que los bancos solo quieren lucrarse a lo bestia y las personas les dan igual. Está en la propia esencia de ese negocio. Para mí lo verdaderamente grave es que un gobierno democrático lo permita y no haya leyes que controlen estos abusos. La Unión Europea está dejando bien claro y que hay cosas que no se pueden consentir (cláusulas suelo, etc) pero han tenido que pasar muchos años y muchos desahucios para que empiecen a controlar. Con lo del rescate ya ni entro… Una vergüenza en mayúsculas. Un abrazo, Carlos.

  6. sadire dijo:

    Increíble como con tan pocas palabras dices tantísimo. Enhorabuena!

  7. Triste pero real. Esperemos que estas injusticias terminen algún día y que sea pronto.
    Muy buen relato.
    Saludos Mayte!

  8. torpeyvago dijo:

    Me enervo con estas cosas. Al final el inocente paga la incompetencia del poderoso. Bien —mentira cochina: mal, muy mal— estaba en la Edad Media, pero se supone que nos hemos civilizado siquiera un poquito…

  9. Los pelos como escarpias, Mayte.

  10. macalder02 dijo:

    A veces solo bastan unas cuantas líneas para pintar un injusticia social tan arraigada hoy en día en nombre de la justicia inmobiliaria. Lo dices tan bien, que nos indigna sobremanera tu relato.

  11. natarenletras dijo:

    Es acaso ella víctima de un secuestro? Seguiré leyendote un poco más. Saludos!

  12. Brutal cómo lo has escrito, brutal cuando sucede.

    Una vergüenza. Pero se está intentando poner remedio (asociaciones de afectados, ayudas a la vivienda, el tema de las claúsulas suelo, etc.) La lucha continua.

  13. Impresionante descripción, Mayte: ¿qué piensa alguien mientras espera ese terrible momento? ¿Y que piensan aquellos que lo ejecutan? Son personas como nosotros. ¿Cómo se acalla la conciencia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s