Felices vacaciones

marElla toma el sol tumbada en la hamaca, recostada frente a las aguas brillantes de ese mar verde y cálido. Él pasea por la orilla, pisando las marcas que graban las olas sobre la arena de la playa infinita. Después de comer, ella duerme una larga siesta en la climatizada habitación del hotel. Él se refugia bajo la sombra de una palmera y pasa las páginas de una anodina novela. Por la noche, a la luz de la luna, ella pide un combinado y él un whisky solo con hielo. Se sostienen la mirada. “¿Has decidido ya volver a dirigirme la palabra?”, pregunta ella. “Eres tú la que no quiere hablarme”, contesta él. “Fuiste tú quien se enfadó…”. Más tarde, ella se tumba en el extremo izquierdo y él en el derecho; ni siquiera se rozan en la inmensa cama. Mientras se duermen, piensan que ya queda un día menos para que acaben las vacaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Felices vacaciones

  1. macalder02 dijo:

    Lo que el amor unió, el verano lo deshizo. Me gustó mucho.

  2. carlos dijo:

    Es un gran relato sobre la incómoda incomunicación en las vacaciones. Un besazo.
    Algunos sólo merecen trabajar todo el año.

  3. lunapaniagua dijo:

    El orgullo cuánto mal hace… Dicen que las parejas sólidas se unen más en vacaciones, porque pasan más tiempo juntos, y las parejas con demasiados puntos débiles… no se aguantan.
    Me ha recordado esa escultura de dos adultos sentados dándose la espalda, y sus dos niños interiores intentando tocarse.
    Un besote

  4. Daxiel dijo:

    Una tirana realidad por falta de amistad…

  5. Como nos cuentan las estadísticas: en período vacacional aumenta el número de divorcios y de parejas que rompen. 😐
    Saluditos Mayte!

  6. torpeyvago dijo:

    Que bien que has contado eso de que el roce hace el cariño. O lo deshace, vaya usted a saber.

  7. Jaaaaaaaaa…. qué ácido. Y qué realista también. Me encanta. Pues sí, esas crisis de pareja, y sobre todo la ruptura de una relación se vive como un auténtico infierno (cuando antes con esa persona tocabas el cielo).
    No en vano dicen que el número de divorcios y separaciones se dispara tras los períodos vacacionales, es un dato con el que me troncho de risa pero que es realmente algo muy revelador e interesante. Tu relato me hace pensar también (y eso que no has introducido ese potente elemento) en los teléfonos móviles y en la gente que está auténticamente enganchada a las pantallas de sus smartphones todo el santo día. Que si redes sociales, comunicándose a distancia a veces con extraños o casi extraños, o amigos virtuales (valoro esas amistades, en verdad). No soy de esa clase de personas, pero quiero decir que eso puede hacer mucho daño y distanciar a los que están a tu lado, pues esto tristemente también se da entre las parejas. Bueno, los extremos son malos, esto no es un juicio en plan “debería prohibirse”.
    También me da por pensar en el hipotético sexo de esta pareja (porque acabas con ellos en la cama) y en las veces o las situaciones en que los enfados desembocan en sexo (más salvaje). Claro que esto ni siempre se da, ni apetece ni le nace a uno. Depende. A veces estás muy tocado, a veces muy cabreado o muy decepcionado. Ya estoy filosofando.

    • Mayte Blasco dijo:

      Me alegra que te haya gustado. Me gusta escribir sobre las relaciones de pareja, el desamor, la infidelidad… La forma en la que sin quererlo se llega a la infelicidad, la rutina o la decepción. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s