Sola en casa

Todo el mundo en el pueblo sabíamos de sus devaneos, aunque ella parecía ser la única que no se enteraba de nada. Su marido era un experto en inventar las más extravagantes historias para justificar sus salidas nocturnas, sus retrasos, sus ausencias… Así que, cuando nos comunicó que Paco se había marchado de casa, a nadie nos extrañó. Ella se pasó más de tres semanas encerrada en el interior de su piso; decía que no quería salir por si acaso él regresaba. En el pueblo nadie olvidará aquel día en que, por fin, la vimos salir de su casa escoltada por dos policías. Habían encontrado a Paco dentro de su congelador.

 

Con este relato he participado en el concurso “Mis historias y otros devaneos”, organizado por Paula de Grei y Lidia Castro. Aunque no haya ganado, me lo he pasado realmente bien tratando de averiguar de qué otros compañeros blogueros eran los relatos que se presentaban (alguno que otro he acertado). Gracias a los que me han votado. He quedado en tercera posición, así que no está nada mal.

Anuncios

35 comentarios en “Sola en casa

      1. ¿ quién va a querer quedarse con una tipa así? jajajajaja a lo mejor la tipa era loca y por eso se escapaba el pobre. Eso es lo bueno de tu relato, permite especular y deja al lector pensar un poco más.

    1. Oye, Lidia. Quizás también te apetezca hacer inrercambio de criaturas conmigo (he leído la proposición que le has hecho a Sadire). Te cambio un ejemplar de mi novela dedicado por uno tuyo. Te interesa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s